19 diciembre, 2010

De tanto saber, sabe a mierda.

El sabio nunca dice todo lo que sabe o piensa, pero siempre piensa lo que dice.


           -Para quienes no somos sabios, nos queda el remedio de ser al menos, prudentes. Y la prudencia del pensar y del hablar lleva a un doble orden en el tiempo y en la dedicación. Primero; antes pensar qué hablar: Segundo; pensar mucho y hablar poco.  

3 comentarios:

  1. Pues sí, de acuerdo con tu tablón ^-^

    ResponderEliminar
  2. Es algo que pocas personas tienen en cuenta, y a más de uno, se le va la lengua con frecuencia..
    xD

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razon!:)
    Bonita entrada,un besito linda.:)

    ResponderEliminar